Gamificación vs Serious Games con realidad aumentada. ¿Cuál es la diferencia?

La gamificación y los serious games son conceptos que están dando mucho que hablar. Cada vez se aplican a más ámbitos y utilizan diferentes herramientas para hacerlos más atractivos, como la realidad aumentada. Sin embargo, ¿sabemos diferenciar uno del otro?

Los beneficios del juego

Jugar no es una cosa de niños. Los juegos incrementan nuestra motivación, estimulan la atención y ayudan a asimilar de manera más rápida y duradera conocimientos, procesos o mensajes. Del mismo modo, facilitan la toma de decisiones o el desarrollo de soft skills (o capacidades blandas) que podemos incorporan en nuestra vida personal o laboral.

Estos beneficios se derivan de los elementos propios del juego como los retos y desafíos (en los que existe una involucración directa con la acción que se está realizando), los sistemas de recompensas (que premian al usuario cuando realiza correctamente una acción) o los niveles y puntuación (que motivan a seguir avanzando).

Para aprovechar estas ventajas, la gamificación y los serious games se han ido introduciendo en diferentes sectores como la educación, la formación, el team-building, el turismo o el marketing. Sin embargo, aunque la base es la misma, la forma de incorporar el juego es la que marca la diferencia.

Diferencias entre los serious games y la gamificación

La gamificación es una metodología que utiliza las dinámicas de juego (retos, recompensas, etc) para aplicarlas a un proceso educativo o formativo y facilitar la consecución de un objetivo. Por ejemplo, para enseñar la fauna de un lugar a unos niños mediante una caza del tesoro, o enseñar un protocolo de seguridad para la prevención de riesgos laborales.

Los serious games, a diferencia de la gamificación, no consiste en añadir elementos del juego a un proceso, sino en crear un juego completo y autónomo, cuya finalidad va más allá del entretenimiento (por eso son juegos “serios”). Es decir, cuenta con un medio para ser jugado, una historia y una misión. 

Un ejemplo puede ser una gymkhana cultural educativa para conocer la historia de una ciudad. En ella los jugadores (sirviéndose de su smartphone y una app móvil)  se sumergen en una historia interactiva en la que toman el papel de un personaje de la época. Para completar su misión, deben de superar una serie de pruebas relacionadas con el patrimonio histórico.

¿Cómo aplicar los serious games y la gamificación?

Existen diferentes canales para aplicar la gamificación y los serious games, desde los más tradicionales (papel y lápiz) hasta los basados en el dispositivo móvil y tecnologías como la geolocalización y la realidad aumentada. Estos últimos hacen posible crear un entorno accesible y dinámico para el aprendizaje y el descubrimiento, ya que permiten vincular las pruebas a ubicaciones físicas de interés, interactuar con personajes en 3D o recrear escenarios del pasado, y crear mini-juegos que fusionen el mundo virtual y físico.

Además, como mencionábamos arriba, el juego no solo se aplica en el ámbito educativo. También se está utilizando en sectores como el marketing. En este caso hablamos del advergaming (combinación de advertising y gaming). También se trata de un juego completo, pero su objetivo no es educar, sino promocionar un producto o transmitir el mensaje de la marca.

En conclusión

  • Tanto la gamificación como los serious games buscan utilizar el juego como herramienta para motivar y crear engagement, aunque una usando un juego parcial y otra un juego completo.
  • El uso de la realidad aumentada en la gamificación y los serious games potencia sus características, al integrar el juego en el entorno y aumentar la interacción.

En 2iXR somos especialistas en la creación de experiencias gamificadas de realidad aumentada. Si tienes un proyecto en mente de estas características, no dudes en contactar con nosotros.  

Cristina SegoviaGamificación vs Serious Games con realidad aumentada. ¿Cuál es la diferencia?

Related Posts